PROPUESTA 4: REFORMA AL SISTEMA DE TRANSPORTE EN CUBA

Las características insulares de la geografía cubana: alargada de este a oeste, estrecha de norte a sur, y estratégicamente intercalada en el Mar Caribe, proporcionan ventajas que no están siendo explotadas en beneficio de la nación, las que con un adecuado plan de inversiones cimentarían las bases para el desarrollo sostenible.

Los socios del Club de Amistad Cuba-USA son conscientes de la presente globalización (con niveles productivos como nunca antes vistos) que hacen necesario encontrar legislaciones que estimulen la presencia de inversionistas especializados para acometer las siguientes propuestas de Reforma al Sistema de Transporte en Cuba:

TRANSPORTE MARITIMO:

  1. Emprender el estudio para la ejecución del proyecto marítimo “Canal Vía Cuba”, abandonado en la década del 50 del siglo pasado. Esta vía fluvial comunicaría el litoral norte de la isla, por la ciudad de Matanzas, con la costa sur, cercana a la península de Zapata, agilizando la navegación nacional e internacional, acortando tiempo y gastos en recorrer cientos de millas marítimas, en rutas comerciales y turísticas que hoy implican bojear toda la costa cubana en sus dos extremos.

El área en las dos orillas del Canal sería considerada zona franca, estableciéndose un incremento de almacenes de transacción y de compra-venta de mercancías, hotelería y turismo, y en equivalencia se impulsaría la industrialización, traducida en puestos de trabajo, cobro de impuestos, montaje de astilleros para fabricar y reparar embarcaciones, etc.

  1. Modernizar y dragar a cabalidad los puertos del territorio cubano y permitir el mayor acceso popular a los beneficios que el mar ofrece para negocios y disfrute, tal cual sucede en otras naciones isleñas del área colindante.

TRANSPORTE FERROVIARIO:

Para remozar y desarrollar la transportación por ferrocarril; conocido internacionalmente como el medio terrestre más rápido y barato, por su relativo menor gasto de combustible y gran capacidad de carga; proponemos:

  1. Ampliar a cuatro vías nacionales ferroviarias, dos de ida y dos de regreso, acompañadas de sistemas de controles computarizados (en lugar de la única y maltrecha vía existente en la actualidad): Dos vías para transportar pasajeros. Y, dos vías para la transportación de carga de mercancía y materiales.
  2. Reparar las vías ferroviarias secundarias ya existentes y sus ramales útiles.
  3. En el contexto urbano, y en dependencia de contingencias naturales, topográficas y necesidades citadinas, concertar análisis de factibilidad dirigidos a la construcción de vías para Trenes Metros en cualquiera de las variantes que se estime apropiada.

TRANSPORTE AUTOMOTOR:

Este medio resulta el más satisfactorio para conducir pasajeros y mercancía, de modo directo y sin escalas, entre cualquier origen y su destino final. Para ello se hace preciso:

  1. Concluir los grandes tramos que faltan a la carretera nacional denominada Ocho Vías, y rehabilitarla en su totalidad, aplicando en sí misma diseños funcionales e innovadores.
  2. En función de su valor patrimonial, corresponde restaurar íntegramente la Carretera Central, y paralela a ella construir una nueva carretera, propiciando cuatro sendas de un extremo a otro del país: dos de ida y dos regreso. Por consiguiente aumentaría la seguridad vial aminorando los peligros de accidentes.

TRANSPORTE AEREO:

  1. Edificar aeropuertos flamantes y cercanos a las ciudades, atendiendo a los intereses económicos de la población, no solo para vuelos internacionales sino también para proveer el conveniente flujo de viajes nacionales y de chárter en aeronaves medianas y ligeras (avionetas, helicópteros, uso de drones, etc.).

INDICACIÓN: Esta Propuesta de Reforma al Sistema de Transporte ha de contemplar las más avanzadas normas internacionales en materia de inclusión social y accesibilidad para las personas con discapacidad, en todas las áreas de tránsito y estacionamiento vehicular y pasos peatonales.

Las experiencias arquitecturales y financieras adquiridas en estos proyectos (con costes iniciales elevados, pero a mediano plazo recuperada la inversión) aportarían estudios inéditos y novedosos para nuevas obras de vialidad, con especial incidencia en puentes, canales y túneles (subterráneos o flotantes), al interior de la isla de Cuba o en conexión con otras islas del archipiélago cubano, ¿y por qué no ingeniar una obra que conecte a Cuba con la América continental?

ACLARACIÓN: Los socios del Club de Amistad Cuba-USA consideramos que el éxito de esta Propuesta 4  se sostiene en la proyección institucional y administrativa que facilite la implementación de la anterior Propuesta 3: “División Político Administrativa del archipiélago de Cuba”, expuesta públicamente para su análisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *